Aleida Guevara March: “Hasta que no nos quiten el bloqueo no hay cambio”

Aleida Guevara March: “Hasta que no nos quiten el bloqueo no hay cambio”

SHARE:

RAÚL ÁLVAREZ DE HARO / MUNDOOBRERO.ES Aprovechando la visita de Aleida Guevara March a Zaragoza para participar en una serie de actos y actividades pa...

El PCPV por una XII Asamblea de EUPV unitaria y en apoyo a David Rodriguez a la coordinación
El PCPV por una XII Asamblea de EUPV unitaria y en apoyo a David Rodriguez a la coordinación

RAÚL ÁLVAREZ DE HARO / MUNDOOBRERO.ES

Aprovechando la visita de Aleida Guevara March a Zaragoza para participar en una serie de actos y actividades para tratar y explicar la realidad cubana, desde Mundo Obrero tuvimos la oportunidad de conversar con ella sobre la actualidad en La Isla Infinita, ver cómo afecta la crisis en el día a día, cómo se enfrentan a los problemas surgidos por culpa de una crisis internacional, cuáles son las principales vías de investigación en biomedicina…

Mundo Obrero: A la vista de la reactivación del diálogo diplomático, de la apertura de embajadas en ambos países… ¿Cómo evolucionan las relaciones bilaterales entre Cuba y EEUU?
Aleida Guevara: Yo siempre digo que en general los periodistas europeos se la han tomado a la desbandada: todo el mundo “Ah, el cambio”, ¿qué cambio? No hay cambio; hasta que no nos quiten el bloqueo no hay cambio, no se siente el cambio. Están viniendo algunos turistas estadounidenses, pero pocos porque tienen mucho miedo ya que los amenazan con ir muchos años a la cárcel si van a Cuba. El primer vuelo, por ejemplo, 10 personas en un avión; entonces te das cuenta que no hay un cambio como parece.

El gobierno de EEUU, presionado posiblemente por los cambios que hay en América Latina, ha llegado a la conclusión de que la política que llevaba con Cuba es arcaica, es absurda; pero entre que el Presidente lo haya dicho públicamente a que el Senado de EEUU apruebe esos cambios va un tramo. Porque además el Presidente Clinton ya le pasó esta bola al Senado, pero si el Senado no quita el bloqueo, ¿qué relación podemos tener con EEUU? Un país que te bloquea económicamente, ¿cómo puedes tener una relación diplomática normal? Imposible. Si es un país que sigue usurpando un pedazo del territorio nacional como es la Base Naval de Guantánamo, ¿cómo vas a tener una relación normal con esa gente? Es muy difícil; estos son los temas que están hoy en la mesa de negociación.

Indiscutiblemente es un paso histórico que un presidente de EEUU reconozca como una equivocación una política que está llevando a cabo, es un batacazo histórico, pero de ahí a que el Pueblo cubano pueda sentir los cambios… Hasta que no nos quiten el bloqueo no se va a sentir.

Solo imaginar lo que nosotros gastamos con relación al bloqueo… por ejemplo ir a buscar leche en polvo a Nueva Zelanda cuando EEUU es productor de primera categoría en leche en polvo y muy barata, ¿cuánto nos cuesta ir a buscar esa leche en polvo? Porque además la naviera que podemos pagar para ir hasta Nueva Zelanda, tendríamos que pagarla dos y tres veces debido a que por la Ley del Bloqueo el barco que toque puerto de Cuba no puede volver a tocar puerto en EEUU por lo menos en seis meses; entonces el dueño de la naviera nos pide tres y cuatro veces lo que costaría normalmente. No te digo ya con los medicamentos, porque de diez medicamentos nuevos que salen en el mundo ocho son una patente de EEUU; significa que nadie nos los oferta y tenemos el dinero para comprarlos, entonces tenemos que buscar intermediarios, cosa que hace que se encarezca el producto muchísimo.

Indiscutiblemente nos quitan hoy el bloqueo y mañana nosotros florecemos. Pero eso todavía no ha pasado. El Senado de EEUU hoy tiene la gran mayoría republicana, eso significa que son todavía más reaccionarios de lo normal, que ya es bastante decir… Estamos esperando a ver, estamos en negociaciones, pero todavía cambio, ninguno.

M.O.: ¿Cómo está afectando la crisis económica mundial en el día a día en Cuba?
A.G.: Los cambios importantes en Cuba realmente son debidos a una crisis económica que golpea a todo el mundo. En estos últimos años hemos tenido que tomar medidas económicas reales, porque la situación es difícil para todo el mundo. El Estado cubano se ha dado cuenta que tiene alrededor de quinientas mil personas a las que le está pagando un salario y no producen. Ningún Estado del mundo puede darse ese lujo. En una sociedad socialista, ¿cómo dejas a quinientas mil personas sin trabajo? Eso es inaudito, no puede ser.

¿Cuál fue la idea que surgió? Darle la posibilidad a estas personas que trabajen por cuenta propia; ya existían algunos trabajos por cuenta propia en Cuba, pero esto ahora se hace mucho más masivo, y realmente es un problema real para nosotros, para el Socialismo; esto sí es un problema, no la relación con EEUU: la cosa interna. Es lo que tenemos que estudiar detenidamente y ver cómo superarlo, porque te podrás imaginar que cuando una persona trabaja para su bolsillo, que trabaja para mejorar su nivel de vida, se le puede olvidar que vive en una sociedad diferente; acordaros lo que decía el viejo Marx: “las personas piensan según viven”; entonces si tú estás viviendo solamente por tu interés económico, se te puede olvidar realmente que estás en un sociedad diferente, donde la educación sigue siendo gratuita, la salud sigue siendo gratuita… En ese aspecto es en lo que tenemos que trabajar nosotros de verdad.

Ahora, se llegó a la conclusión que más que trabajo por cuenta propia lo más importante es un trabajo en cooperativa; primero porque regula el precio que me están exigiendo; yo te puedo contar miles de anécdotas de gente a la que le dices, “mire necesito arreglar esto”; y los precios son altos, astronómicos, y eso no está resolviendo mi problema; ¿cómo lo vamos a resolver? Con cooperativas. Estamos trabajando en eso pero no puedes obligar a la gente a hacer cooperativas, tienes que convencerles, y eso es otro proceso que lleva tiempo.

En eso estamos: trabajo ideológico en primer lugar, y eso no lo podemos descuidar nunca, ya que cada vez que nos hemos descuidado un poquito hemos pagado con creces los resultados; y económicamente hay que mejorar, indiscutiblemente para darle mayor confort a la población y que por tanto puedan seguir aspirando a ese mundo que estamos desarrollando siempre mucho mejor.

M.O.: ¿Cómo es la situación de la juventud en Cuba?
A.G.: Cuando un joven termina la Universidad, como es también planificada en Cuba, el Estado puede garantizarle uno o dos años de trabajo en lo que ha estudiado, pero después ya no. Después depende de cómo trabaje esa persona y que la empresa donde está trabajando diga “sí, me lo quedo; o no, no me lo quedo”; también está la presión de las empresas que empiezan a ser privadas, grupos de personas que hagan que el muchacho vaya a trabajar porque le dan mucho más salario que el que nosotros como Estado estamos dando en este momento y eso es algo que ya tenemos que empezar a trabajar, porque la competencia es muy difícil en ese sentido y tú quieres que los muchachos que educaste sirvan al Pueblo.

Por ejemplo mi hija mayor es economista y está trabajando en el Instituto de Investigación de la Agricultura; ella tiene tres ofertas de trabajo donde le pagan tres veces el salario que el Estado paga. Le digo “pero, ¿dónde vas a serle más útil al Pueblo?, ¿en esta o en esta empresa?” Ella me dice “no mamá, yo me voy a quedar por ahora aquí, voy a ver cuánto aguanto porque económicamente es difícil, pero es aquí donde me siento más útil de verdad, y veo los resultados de lo que estoy haciendo con la gente, con el Pueblo”, que eso es lo que le da valor a las cosas. Entonces así más o menos logramos que el muchacho se quede trabajando, pero no es fácil porque en estos momentos hay que hacer labores importantes y concienzudas con relación a la cuestión ideológica.

M.O.: ¿Cuáles son los principios básicos de funcionamiento del Sistema Cubano de Salud?
A.G.: El principio de la salud pública cubana es: gratuito, en igualdad de condiciones para todo el mundo, en cualquier parte del país, con un carácter internacionalista (muy importante porque así formamos a las nuevas generaciones), y con un carácter preventivo, que es la base de la salud pública cubana; prevenir enfermedades es más fácil que tener que curarlas, es lógico. Para ello estamos creando un polo científico que en los próximos veinte años, si los gringos no se equivocan y provocan alguna acción bélica, sea quizás uno de los más importantes del planeta.

M.O.: ¿La salud debe ser un derecho fundamental del ser humano?
A.G.: La vieja Europa en general va perdiendo a pasos agigantados lo que han logrado durante luchas obreras, porque la salud pública en España fue una conquista de las luchas de los trabajadores; ¿por qué hoy no reaccionan? Se les está privatizando a pasos agigantados y no hay una reacción real en ese sentido, y eso es muy preocupante. Hay que tener conciencia de lo que está pasando a tu alrededor y tomar medidas, no queda otra.

M.O.: ¿El Internacionalismo sigue siendo la ternura de los Pueblos?
A.G.: Estamos trabajando mucho en la cuestión internacional; a veces un cubano se puede quejar porque piense “estamos desvistiendo un santo para vestir otro”, como decimos; pero cuando tú ves dónde están nuestros médicos, cuál es la labor que están haciendo, dices “vale la pena”. Vale la pena apretarte el cinturón, que tu médico de familia no esté a tu disposición, que tengas que ir a otro. Pero cuando ese médico de familia está salvando miles de vidas en un lugar donde nunca había un médico, entonces te das cuenta que vale la pena, y tú te sientes orgulloso de que tu médico esté haciendo esa labor; realmente hemos logrado ese sentimiento de respeto, de admiración.

Nos pasó, por ejemplo, ahora con nuestros médicos que fueron a trabajar contra el ébola. ¿Dónde fue la OMS? No fue al primer mundo a buscar ayuda, fue a Cuba; y fue a Cuba porque sabía que la iba a obtener, y para allá fueron alrededor de 400 profesionales de la salud cubanos a enfrentarse al ébola; se dice fácil, pero es una enfermedad mortal, y nosotros la controlamos, nos sentimos muy orgullosos de estos hombres que fueron para allá; no dejaron ir a mujeres, eso es algo que nos golpeó un poquito pero Fidel siempre dijo que “la mujer es el taller donde se forja la vida y hay que protegerla”, y eso es también muy lindo; de todas maneras peleamos un poco porque no nos dejaron ir, aunque en algunos puntos sí había enfermeras cubanas que ya estaban allí porque ya estábamos trabajando en brigadas médicas. Tenemos muchísimos profesionales trabajando para mejorar un poco la vida de los demás, y esa debe ser la tarea de cualquier médico en cualquier parte del mundo.

M.O.: ¿Cuáles son los últimos avances científicos y médicos en el Sistema Nacional de Salud Cubano?
A.G.: Estamos trabajando mucho en vacunas; por ejemplo contra el cáncer de próstata y de pulmón, que ya se están comercializando, y estamos en las últimas fases de la vacuna contra el cáncer de mama, de útero, melanoma… Estamos trabajando en varios aspectos como en la medicina natural, que es muy importante: veneno de alacrán azul, todo tipo de trabajo con la cepa de plátano, con la caña de azúcar… Hay muchas posibilidades reales; por ejemplo hemos creado un medicamento para impedir que las úlceras provocadas por la diabetes hagan que haya que amputar un miembro, cosa que ocurre en los diabéticos muchas veces; este medicamento trata de impedir que se pierda el miembro curando la úlcera a tiempo.

Estamos trabajando en muchos campos, en muchos aspectos. Pero lo importante para nosotros es que la salud es un derecho del ser humano; tú no puedes poner en el mercado la vida de un ser querido, no tienes precio para eso; como no hay precio, como no existe precio, no puede ser una mercancía de ninguna manera, es un derecho de la persona, y eso hay que respetarlo.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Cargando…
Abrir la barra de herramientas